Todo lo bueno tiene un fin



Con tres victorias consecutivas en el campeonato d’España histórico de rally, el equipo de RSC esperaba lógicamente continuar la serie este fin de semana.

Esta vez, nuestro equipo Serge Cazaux / Maxime Vilmot tenia una cita en el oeste de España para un rally con un perfil montañoso. A pesar de una angina contractada poco antes de la salida, Serge comenzó como una bala de cañón en esta prueba, firmando los dos primeros scratchs del rally. En la siguiente asistencia, la carrera tomó otra dirección con un evento inusual para el conductor de Burdeos, víctima de un esguince de tobillo.

Con coraje, Serge, siempre copilotado por Maxime, siempre se mantuvo atacando en el circuito nocturno del viernes por la noche, pero a la mañana siguiente, el dolor era demasiado fuerte para continuar y el abandono era inevitable.

Henri Depons, director de RSC, comenta nuevamente este fin de semana y en particular, el abandono inusual en el deporte automovilístico. « Serge comenzó la manifestación con mucha tos, por lo que no estaba en buena forma para hacer el reconocimiento. El primer día fue muy bueno para nosotros con cuatro scratchs y casi un minuto de avance.

El problema fue que Serge se lastimó el tobillo la noche del viernes en la noche, descendiendo del auto y no pudo retomar el rally el sábado por la mañana. Es un accidente estúpido, pero esto será otra aventura más para contar. La mecánica hace parte del rally, pero los hombres también tienen una parte importante en el éxito. A pesar de este abandono, este evento fue magnífico con rutas difíciles trazadas en las montañas.

El tiempo será reservado al descansando antes de abordar una gran parte del final de la temporada: el Tour de Corse Historique. »